Gem Torres y Asociados Migración

Permisos de Trabajo en Panamá

Logo de Gem, Torre & Asociados.

 

 

La República de Panamá ha sido desde comienzos de su historia un país con ventajas económicas, financieras y geográficas que propician la inmigración de personas de todos los rincones del mundo que buscan en Panamá un centro de negocios, el futuro de sus hijos o un lugar donde establecer su residencia después de salir de condiciones socio económicas desfavorables en sus respectivos países.

Esta inmigración a nuestro país ha sido particularmente masiva en el ultimo quinquenio, dado a diferentes factores como, la avanzada gubernamental para promocionar al país como centro regional de multinacionales, el establecimiento de mega compañías con condiciones favorables para su operación y las situaciones socio económicas de países de Latinoamérica como Venezuela, Nicaragua, Colombia y otros, que provocan buscar un nuevo horizonte en nuestro país.

Es por esto que para la Administración es particularmente importante la regulación de las relaciones laborales de los extranjeros, para que de esta forma, se puedan crear condiciones favorables al nacional a la hora de buscar trabajo y regular la contratación de personal extranjero en compañías nacionales o internacionales establecidas en Panamá.

Siendo este el interés del gobierno nos encontramos con una problemática evidente; la ley que regula la materia, Decreto 17 de 11 de mayo de 1999 que regula los artículos 17 y 18 del Código Laboral, es antigua, desactualizada e incongruente con las otras leyes complementarias o supletorias a las relaciones jurídicas de extranjeros en Panamá.

Lo que sí establece el Código de Trabajo de manera categórica es que “Los empleadores que necesiten ocupar trabajadores extranjeros obtendrán una autorización que expedirá el Ministerio de Trabajo y Desarrollo Laboral, previa comprobación de que no se alteran los porcentajes de nacionales exigidos en este artículo, que el personal calificado reúne la respectiva calidad y que desempeñará las funciones inherentes a su especialidad”. Con esto, se deduce fácilmente la siguiente premisa “la regla general es que todo extranjero debe tener permiso de trabajo; la excepción es que no”.

En el presente artículo describiremos los diferentes tipos de Permisos de Trabajo, el verdadero sujeto de Derecho del mismo, los conflictos actuales de la Ley, las excepciones a la normativa y la problemática de algunos Permisos de Residencia.

 

I. TIPOS DE PERMISOS

Los Permisos de Trabajo dependen del sujeto activo del Derecho, ya que en contrario a la idea general, la mayoría del tiempo el sujeto activo no es la persona que solicita sino la empresa. Basándonos en esta teoría tenemos que hay dos tipos generales de permisos: Los Personales y los No Personales.

a. Los Personales: Clasificación propia del autor, se caracterizan por no depender del tipo de empleador ni de las labores a desempeñar por el extranjero ya que se le otorga a este con independencia del lugar de trabajo, porcentajes de nacionales o condiciones de trabajo. Con este tipo de permiso el extranjero puede laborar en cualquier empresa de la República sin necesidad de hacer cambios en sus documentos migratorios o laborales y sin previo aviso a la administración. En esta clasificación solo tenemos un tipo de permiso aprobado por la Legislación Laboral actual y es el Permiso de Trabajo como extranjero casado con Cónyuge de Nacionalidad Panameña.

Cabe señalar que el sólo hecho de casarse con un nacional no le da directamente el derecho de trabajar al extranjero en empresas a nivel nacional ya que debe realizarse el trámite administrativo de la obtención de la Resolución que autoriza el trabajo del extranjero en Panamá y que permite la inclusión del mismo en las planillas de Seguro Social.

b. Los No Personales: Se caracterizan por depender del empleador y de las labores a desarrollar en la empresa; adicionalmente, está protegido el trabajo de los nacionales dentro de las empresas que procuren la obtención de estos permisos para sus trabajadores extranjeros, por lo que se establecen los porcentajes de participación nacional dentro de la planilla.

El sujeto activo de este permiso de trabajo es la empresa toda vez, según el principio y razón legal del mismo; es ella quien solicita el permiso en nombre del trabajador y es ella quien tiene la iniciativa de contratar al trabajador por lo que la empresa debe pedir la autorización al Ministerio de Trabajo para proceder con la contratación. En esta clasificación mencionaremos únicamente los más utilizados por las empresas en Panamá, no sin hacer la salvedad de que existen leyes especiales que permiten la contratación de extranjeros fuera de los parámetros mencionados.

Comentaremos los siguientes: Permiso de Trabajo bajo el 10% del Personal Ordinario y Permiso de Trabajo bajo el Acuerdo de Marrakech.

1. Permiso de Trabajo bajo el 10% del Personal Ordinario: Este tipo de autorización para contratar personal extranjero tiene ciertas condiciones que deben darse para su obtención las cuales son:

a. La empresa debe tener un mínimo de 10 empleados: la empresa debe contar con una planilla dentro de la Caja de Seguro Social de por lo menos 10 empleados nacionales y estos recibir, por lo menos, el mínimo legal actual al momento de la certificación.

b. El contratado no puede tener un salario mayor al 10% de la suma total de los salarios nacionales. A contrario de la percepción que mantienen muchas personas sobre este tipo de permiso, el “10%” del que habla su título y la Ley es referente al 10% en cuanto a recurso humano y el 10% sobre el salario de ese recurso, por lo que la protección laboral incluye el aspecto económico. Se debe tomar en cuenta que la Ley laboral no establece un mínimo sobre la cuantificación de este salario, sin embargo la ley de migración sí establece como mínimo la suma de USD$ 850.00 para la obtención del permiso de residencia respectivo por lo que la costumbre lo ha puesto en este orden.

2. Permiso de Trabajo bajo el Acuerdo de Marrakech: Este Permiso de Trabajo tiene su génesis en la Ley 23 de 15 de julio 1997, por la cual el Gobierno de la República de Panamá ratificó el Convenio de Marrakech por medio del cual se crea la Organización Mundial de Comercio (OMC) y en esta se estipula la necesidad de adecuar nuestra legislación para dar aplicación al mismo. Es por esto que es modificado el artículo 17 del Código de Trabajo para que establezca la posibilidad de dar autorización a empresas con menos de diez trabajadores nacionales para que labore al menos un extranjero.

Es importante dar a conocer que en una interpretación taxativa de la legislación vigente se debe aclarar que no es necesario un mínimo de 3 trabajadores nacionales para solicitar este tipo de permiso de trabajo ya que la ley específicamente señala que se deben comprobar menos de diez trabajadores nacionales por lo que con un solo trabajador nacional se cumple con el requisito normativo.

Una práctica generalizada por algunos abogados es el recomendar la inclusión de tres trabajadores nacionales cuando esto es un gasto es innecesario si no es primordial para la compañía, ya que con la inclusión de uno es suficiente.

Al igual que el permiso bajo el 10% no hay un mínimo de salario en cuanto a la Ley laboral. Sin embargo, el correspondiente Permiso de Residencia se encuentra en el orden de USD$ 1,000.00

 

II. CASOS ESPECIALES

Dentro de la legislación vigente y dentro de la práctica se encuentran ciertos casos especiales en materia laboral que vale la pena mencionar y aclarar sus derechos y prerrogativas en cuanto a la obtención o no de un Permiso de Trabajo para ejecutar labores en Panamá.

1. Los Turistas Pensionados:

En estos casos la Ley 9 de 1987 señala específicamente en su artículo No. 6 la posibilidad de que los Turistas Pensionados laboren y obtengan permisos de Trabajo así como la posibilidad de invertir en empresas propias con operaciones locales. 

Las condiciones para la obtención de un Permiso de Trabajo por parte de un Turista Pensionado son las siguientes:

a. Que preste un servicio especializado al estado o entidades descentralizadas. 

b. Cuando invierta en la empresa privada sumas representativas de capital y previa autorización del Ministerio de Trabajo. 

c. Cuando son miembros de Juntas Directivas de compañías donde son inversionistas.

Quedando de esta manera prohibido, tal como establece el Art. 6 de la Ley 9 de junio de 1987, el trabajo de los Turistas Pensionados bajo otras condiciones y al mismo tiempo obliga a los mismos a solicitar un Permiso de Trabajo de encontrarse dentro de esas mismas condiciones.

2. Los Extranjeros en condición de Solvencia Económica Propia:

La clasificación migratoria como Solvencia Económica Propia tal como lo dice su título incluye a las personas que logran comprobar a las autoridades inversiones en inmuebles, plazo fijo o ambas figuras al mismo tiempo. Son por lo tanto la forma de inversionista que no crea empleos en nuestro país e invierte en estos rubros únicamente o como primera inversión.

Si las personas comprendidas en esta clasificación migratoria deciden invertir en compañías y empezar a ejercer operaciones comerciales en el país, deben obtener un Permiso de Trabajo aún teniendo este tipo de clasificación migratoria, toda vez, y tal como fue dictaminado mediante consulta al Ministerio de Trabajo, la calidad de Accionista no exime de la obtención de Permisos de Trabajo para los extranjeros.

Tomando en cuenta lo anterior se encuentra la disyuntiva de que un extranjero bajo la clasificación de Residente Permanente si desea obtener un Permiso de Trabajo para dirigir sus propias inversiones debe renunciar a este Derecho para proceder a obtener un Permiso Temporal Laboral, siendo esto algo un tanto extremo e incongruente con la política de estado sobre obtención de inversiones.

3. Macro Empresarios:

Los Macro Empresarios, a diferencia de los inversionistas, no requieren Permisos de Trabajo para ejercer labores dentro de las empresas en las que invirtieron sus capitales, por lo que la diferencia entre ambos no es una cuestión de la Ley laboral, sino de la Ley Migratoria.

Cabe señalar que esta excepción a la Regla no es extensible a los hijos del titular quienes son considerados dependientes y por tal razón no pueden obtener Permisos de Trabajo ni trabajar en el país sin antes hacer un cambio de estatus y posterior obtención de permiso.

4. Convenio Italia-Panamá:

También está comprendido dentro de la corta lista de excepciones a la regla general. Sin embargo, no está claro si esta excepción es debido al convenio de cooperación y si aplica para los dependientes, ya que en teoría el dependiente no puede laborar por su condición migratoria. En teoría el dependiente de querer laborar debe solicitar su Permiso de Residencia en expediente aparte y solicitar como titular.

Actualmente en Panamá mantenemos serios problemas derivados de la mala aplicación e interpretación de la Ley tanto laboral como migratoria. Cada Director ha sabido aplicar sus propias reglas e interpretar las anteriores como ha querido sin brindar soluciones eficientes a los problemas reales.

Adicionalmente existen vacíos en la normativa que no son contemplados a la hora de discutir las modificaciones y adiciones; vacíos concernientes a los cambios de categoría de dependientes (dependientes que llegan a mayoría de edad y se casan), procedimientos administrativos claros y específicos, normas de manejo de expedientes y una clara ruta de trámite que permita el correcto curso del expediente minimizando las posibilidades de corrupción.

Los Permisos de Trabajo son necesarios en Panamá para la correcta regulación del sistema de empleo de personal extranjero. Sin embargo debe fiscalizarse mejor su aplicación y adecuarse la norma a los recientes cambios en materia migratoria, debe adecuarse a la política de estado de aumento de inversiones extranjeras y debe modernizar su aplicación e interpretación, para de esta forma lograr su real objetivo que es regular, organizar y proteger.

 

Lic. Oscar Torres Pinzón

Gem, Torres & Asociados

25

Ene